Soft skills. Hay que cambiarles el nombre

Marzo 2019

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los que me conocen saben que soy un tanto pesado con el naming. Con la elección que hacemos de las palabras, más bien. Éstas tienen una carga que cambian la percepción del mensaje en el oyente. Bien lo saben los hipnotizadores.

Hay un término que me repatea especialmente el hígado: las soft skills. El término sugiere que sí, bueno, son skills, pero blanditas... seguramente no son necesarias. Desde luego mucho menos que las hard skills1. Si no fueran importantes no las llamarían hard, ¿no?

Yo a las soft skills las llamaría people skills. Qué carajo! Las voy a llamar people skills desde hoy mismo y ya veremos cómo funciona. La definición de soft skills en la Wikipedia sugiere que people es un subconjunto de las habilidades que se consideran soft pero, si te fijas en el resto, todas tienen que ver con la interacción con otras personas.

Todo esto está muy bien, pero igual has aterrizado aquí y no sabes a qué se refiere el término. Algunos ejemplos de people skills:

  • Trabajo en equipo: se nos llena la boca ya desde el colegio con el trabajo colaborativo. Pero no consiste en que cada uno haga una parte. Consiste en dejar el ego a un lado, ayudar al que lo necesita, pensar en el objetivo común.
  • Empatía: saber leer a tus compañeros. Se suele asociar con la parte emocional pero en el entorno de una empresa es igual de importante conocer cómo trabajan tus compañeros y adaptarse. Hay gente que necesita más contacto. Otra que prefiere estar horas sin que nadie les diga nada. Personas que agradecen las explicaciones. Personas que prefieren que les marquen una dirección y punto. Cada uno trabajamos mejor de manera diferente. Adaptarse es clave.
  • Comunicación: es importantísimo hacerse entender. Saber transmitir el mensaje correcto con el formato correcto y con la cantidad de información justa. Saber adaptarse a tu público. Redactar un ticket de una tarea técnica. Escribir un post mortem de un proyecto. Hacer una presentación ante toda la compañía. Hablar con tu manager de tus expectativas. Tienen en común que has de transmitir un mensaje pero la mejor forma de hacerlo cambia radicalmente en cada caso.
  • Entender el contexto: ¿cuántas veces has aterrizado en un proyecto, te ha parecido un desastre y, a las tres semanas, te has dado cuenta de por qué se han tomado determinadas decisiones? Aunque en un mundo que va tan rápido estamos acostumbrados a emitir juicios enseguida, tenemos que aprender a ponerlos en cuarentena y no ser categóricos a la primera de cambio.
  • Buena actitud: ser conscientes del ambiente que creamos en nuestros compañeros. Tratar de que sea el mejor posible. Esto no quiere decir que siempre haya que estar con una sonrisa y no hacer ni una crítica. Ni mucho menos. Pero entre estar criticando todos los días a sacar lo que está mal en el momento adecuado (como una retrospectiva) hay un mundo. El impacto en la energía del equipo es muy diferente.

Y esto es una selección nada más. Todos los puntos de esta lista parecen obvios, pero la realidad es que son skills difíciles de obtener. Mucho más fácil de decir que de hacer, desde luego.

La siguiente pregunta es obvia también: si son tan importantes, ¿cómo las aprendemos? ¿cómo las enseñamos? Eso me lo guardo para otro artículo ;) La idea que quería plantar en este rant es que soft skills es un nombre malísimo para algo tan clave.

PD: escribiendo el artículo me he topado con uno de Seth Godin que viene a decir lo mismo. Pero mucho mejor escrito, claro. Es muy difícil ser original en estos tiempos. Tiene una larga lista de skills muy interesante. Lo que no termino de comprar es su sugerencia de llamarlas real skills. ¿Y qué pasa con las skills que no entran ahí? ¿No son reales?

[1] No deja de resultarme cachondo que en nuestro campo las hard skills tengan que ver con el software y que las soft skills sean hard de obtener.